Cajas pintadas con pintura americana

Caja pintada

Hoy vamos a trabajar con pintura americana. Es una pintura acrílica con base de agua, no tóxica y apropiada para madera, papel, yeso…Tiene una gran cobertura, puedes mezclar colores, aunque existen más de 200 y su acabado es muy intenso. Nivel principiantes.

Caja pintada para hacer un macetero

La primera caja la he utilizado como macetero para el exterior. Es una caja antigua de fruta que tenía la pintura muy estropeada por estar en el exterior. ¡Empezamos…!

Caja de madera para pintar
Caja de madera

La he limpiado bien con un trapo seco, no he tenido que quitarle los restos de pintura y barniz ya que con esta pintura se cubría muy bien todo. En un recipiente echa dos cucharadas grandes de pintura y una cucharadita de agua, removemos bien y empezamos a pintar. Podemos ir añadiendo pintura o agua en cualquier momento.

caja pintada
Caja pintada

Sí le quieres dar una segunda capa y la pintura que te ha sobrado está seca, unas gotitas de agua y a seguir. Sólo falta dejar que se seque la pintura y barnizar la caja para que no se estropee con el aire y la humedad.

Caja pintada
Caja pintada

Caja de vino reutilizada como estuche de pinturas

La segunda caja que vamos a reutilizar es un estuche de vino que utilizaré para guardar las pinturas. Pintar esta caja tiene un poco más de misterio que la otra, pero os prometo que sigue siendo muy fácil.

Caja de madera
Caja de madera para pintar

Empecé dándole una capa de pintura blanca diluida en agua con ayuda de un pincel, cuando se seque, daremos una segunda capa de pintura del color que queramos, pero esta vez sin pincel… ¡con una esponja! Mojamos la esponja en la pintura y damos toques suaves haciendo círculos.

Caja pintada con blanco
Damos una primera capa de pintura blanca
Pintamos la caja con ayuda de una esponja
Con una esponja damos toque suaves haciendo círculos
cajas pintadas con una esponja
Cajas pintadas

No hace falta que utilicéis sólo un color, podéis combinar diferentes colores y tonos. Después de que la primera capa se haya secado, podemos ir añadiendo capas y colores.

La ventaja de esta pintura, es que si no te gusta el resultado, puedes quitar la pintura con una esponja húmeda y… ¡vuelta a empezar! Cuando esté a tu gusto déjala secar, barnízala con un barniz mate y listo. En la foto podéis ver el resultado final del estuche de vino en verde y otra caja pintada en color berenjena.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Visit Us On FacebookVisit Us On Pinterest